Monday, October 03, 2005

Palabras en el encuentro de tlaxiquer@s




Palabra del Caracol Matlatl Tollocan para el
primer encuentro regional de Tlaxiquer@s

Hermanos y hermanas, tlaxiquer@s tod@s; sembradores, cuidadores, productores, creadores del arte de transformar la leche sagrada de mayahuel en el también sagrado octli, nuestro pulque.

El caracol matlatl – tollocan ha acudido a este encuentro sintiendo el llamado de nuestra raíz. Estamos hoy en esta hermosa cañada para manifestarles nuestro agradecimiento y profundo respeto. Agradecemos a ustedes y a sus abuelos el haber conservado la tradición de raspar el maguey; respetamos profundamente el acto de resistencia cultural y económica que esto ha significado.

Sabemos que no es fácil el camino que han emprendido, cada vez somos menos los que valoramos el pulque. Las modas aconsejan el consumo de bebidas industrializadas, producidas y envasadas en grandes fábricas, pertenecientes en su mayoría a empresarios extranjeros, o mexicanos, pero de los mexicanos que viven del trabajo de otros miles.

Para nosotros la cultura del pulque es valiosa por distintos motivos:

1. El pulque es una bebida natural con un proceso de producción artesanal.
2. El raspado del maguey y la producción del pulque representan una larga tradición, una relación directa con la tierra, con la planta... con la vida.
3. A pesar de lo poco valorado económicamente, el pulque se continúa produciendo, a contracorriente, como la gran mayoría de nuestra cultura originaria.
4. Es también una de las bebidas sagradas de nuestros abuelos mexicas, utilizada en sus actos ceremoniales y relacionada de manera directa con el nombre de nuestro país: Mé-xi-co.

Es por todo esto que venimos hoy, a compartir nuestra palabra con ustedes, que si hacemos caso a los abuelos, ha de ser una palabra verdadera, no engañosa, no tramposa, no ventajosa...

Nosotros no conocemos mucho de sus vidas, de sus formas, de sus historias, pero sabemos que son gente sencilla y humilde, trabajadora y honesta.
Y resulta que no es casualidad que estemos hoy aquí, no llegamos así como así, ni nos equivocamos de fiesta.

Estamos aquí porque es precisamente con ustedes, con quienes queremos compartir nuestra sencilla palabra.

Queremos platicarles que a lo largo y ancho de todo el país nuestro que es México, y también en otros países, habemos gente luchando por sobrevivir.

Así como ustedes luchan por la subsistencia del pulque, hay quienes luchan por seguir sembrando maíz, o frijol, o habas, o todo lo que sustenta a millones de mexicanos, y resulta que ya no se puede, o porque ya no es rentable, o sea, se gasta más en sembrar, cuidar la milpa y cosechar que lo que se gana al vender, es decir, se pierde; o porque el campesino ya vendió su tierra, con eso de la modificación del artículo 27, y ya se gastó el dinero y ahora todas las tierras son de unos cuantos y él sólo de peón... o de obrero en la ciudad.

Queremos que sepan que en las ciudades tambien se sufre, que el trabajo en las fábricas es cada vez peor pagado y para ganar un poquito más, los obreros deben trabajar horas extras, entonces se la pasan todo el día en la fábrica, y no hay tiempo para el descanso, para la familia, para aprender otras cosas...

Queremos contarles que los jóvenes tienen cada vez menos oportunidades de estudio y tambien de trabajo. Y que además son perseguidos por su forma de vestir, de peinarse, de hablar... y de pensar.

Porque ya se habrán dado cuenta, y hace mucho, que en este país sólo se escucha la voz del dinero. Cada vez más tierras, negocios y ganancias para pocas personas y cada vez menos tierra, vivienda, trabajo, educación, para los más que somos.

Pero aunque muchos años hemos vivido así y siempre nos hemos dado cuenta, pues ahora habemos quienes no creemos que “ya ni modo”, no nos resignamos a vivir en un país gobernado por quienes sólo se preocupan por venderlo todo, por proteger y quedar bien con los poderosos a costa del pueblo mexicano, a costa de nuestra miseria, ignorancia, falta de salud... y todo lo que ya sabemos.

Queremos hacerles llegar el mensaje que miles de mexicanos les envían desde muchos rincones de este país: “otro México es posible”.

Un México donde no sea una vergüenza ser pobre, ni tener la piel morena y vestir como nos gusta; donde no sea delito decir lo que pensamos, ni pensar; un México donde no haya ciudadanos de segunda ni de tercera; donde los herederos de saberes tan antiguos como la producción del pulque no tengan que esconder su conocimiento ni la venta de su producto, donde no tengan que vender a un precio tan bajo que ofende, con tal de poder sobrevivir y seguir produciendo; queremos un México donde ustedes, los hermanos y hermanas tlaxiqueras que trabajan con el pulque, estén orgullosos del papel que les ha tocado jugar: custodios de mayahuel, cuidadores del maguey, del metl que da nombre a nuestro país: Métl-xi-co.
Ustedes se encuentran en el corazón de nuestro nombre como nación y es por ustedes y con ustedes que este México podrá ser otro.

Hay una palabra que se llama “Sexta Declaración de la Selva Lacandona”, y ha sido escrita por nuestros hermanos mayas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. En ella se explica de forma más clara la situación que estamos viviendo y se nos invita a unirnos y luchar juntos por techo, tierra, trabajo, alimento, salud, educación, información, cultura, independencia, democracia, justicia, libertad y paz. Se nos invita a luchar de manera totalmente pacífica, organizándonos y no seguir esperando que el gobierno nos resuelva los problemas, porque ya sabemos que no lo va a hacer, pues sólo se acuerdan del pueblo cuando hay elecciones y llenan de basura nuestras calles y nos quieren convencer con una despensa-limosna de que votemos por ellos...

Y habemos quienes nos hemos unido ya y lucharemos por otra forma de hacer política desde abajo, desde el pueblo, sin líderes, donde la única paga sea la satisfacción del deber cumplido; y hemos iniciado un movimiento que llamamos “La Otra Campaña”. Y es otra porque no será una campaña política, porque no vamos a ir a hablar y a engañar a la gente, porque no pedimos nada, porque es lo “otro”, distinto a lo que estamos acostumbrados.
En esta otra campaña, vamos a ir a todos los rincones del estado y del país a donde la gente nos reciba. Vamos a ir a escuchar, cómo viven, qué piensan, qué sienten, qué sufren...


Ojalá algunos de ustedes nos abran las puertas de su casa y de su corazón, nosotros queremos saber de ustedes. No les pedimos que se unan ya a esta otra campaña, porque no la conocen y porque no nos conocen a nosotros, queremos que no se dejen engañar ni por nosotros.
Pero ojalá su conciencia les diga que Ya basta!! de tanta humillación y desprecios, y se acerquen para conocer esta invitación que hoy traemos especialmente para ustedes.

A nombre del Caracol Matlatl Tollocan y de la Otra Campaña, gracias por escuchar nuestra palabra y por recibirnos en su territorio sagrado.

Adelante hermanos, adelante hermanas, resistiendo, raspando y fermentando, que el pulque es nuestro !!!