Saturday, December 17, 2005

Palabras del Caracol Matlatl en el primer encuentro campesino


El Caracol Matltl agradece a todos ustedes que siguiendo la resonancia de nuestra convocatoria dan lugar a esta reunión.

Hemos nombrado campesino a este primer encuentro pues son ustedes, lo trabajadores de la tierra, nuestros principales invitados.

Nosotros quisiéramos además, que no se trate de un solo y único encuentro, sino de todos los que sea posible, por eso lo multiplicamos permitiendo a campesinos y estudiantes, obreros y amas de casa, conocerse, con sus diferencias, pero también con todas sus semejanzas.

Como Caracol, queremos poder encontrarnos con el conocimiento, experiencia, sensibilidad y sabiduría de todas y todos los agricultores que hoy nos acompañan.

Deseamos también que este sea un espacio donde se puedan encontrar y enriquecer los pensamientos y sentires entre campesinos.

Para nosotros es importante el encuentro de todas y todos con la Tierra que es madre, y con el maíz, nuestro milenario sustento. El maíz y la Tierra son los elementos que permiten este encuentro, forjadores de nuestra historia e identidad, símbolos de nuestras resistencias, sustento diario, bienes sagrados.

No es grato encontrarnos con la noticia de que el maíz está siendo modificado en sus entrañas, con el fin de convertirlo en mercancía más rentable. Nada agradable es darse cuenta que la tierra y el maíz estan a puntos de sernos ajenos, de sernos expropiados por las grandes transnacionales apoyadas por los científicos oficialistas y nuestro mal gobierno.

Los campesinos han asumido la importante tarea de conservar estos bienes, día a día preservan y recrean nuestra semilla, abonan y defienden nuestra tierras. Su vida, desde hace siglos ya, es la más constante resistencia, porque no se puede permitir que la semilla se agorgoje, terminando su vida fértil prematuramente y las tierras mueran envenenadas. Y mientras para nosotros esto constituye una desgracia, para los poderosos es la fuente de su riqueza.

Sucede que ahora, estos poderosos han ideado una nueva forma de despojo que no se reduce a los bienes materiales, esta vez buscan que nuestra historia y cultura sean borradas, pues si no sabemos de dónde venimos ni valoramos lo que somos, será más fácil apoderarse de todo lo nuestro; tan seguros estan de que nadie defenderá.

Es por esto que la larga y digna resistencia campesina debe tomar fuerza. Si los ricos estudian la forma de explotarnos, se organizan para hacerlo mejor y buscan siempre nuevas formas de saqueo, nosotros necesitamos también una lucha diferente, más organizada, informada, donde todos, campesinos y no capesinos podamos compartir trabajo y experiencia, construyendo juntos un nuevo mundo donde haya un lugar para todos.

Queremos decirles que hay una palabra que es la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, y nos invita a organizarnos campesinos, indígenas, obreros, maestros, estudiantes, amas de casa, pequeños propietarios, microempresarios, jubilados, jóvenes, ancianos, homosexuales y todo aquel que de manera individual o colectiva se una a participar directamente con los hermanos zapatistas para implementar una campaña nacional que permita la construcción de otra forma de hacer política, de un programa nacional de lucha y de una nueva constitución que tome en cuenta las demandas del pueblo mexicanos como son: techo, tierra, trabajo, alimento, salud, educación, información, cultura, independencia, democracia, justicia, libertad y paz.

El Caracol Matlatl les recuerda que nuestra parcela y nuestro corazón están siempre abiertos para ustedes.

Monday, November 14, 2005

Palabras del Caracol: Recordando a Nuestros Muertos

Mensaje del Caracol Matlatl en
el primer encuentro
en memoria de nuestros muertos en lucha.



Nosotros somos el Caracol Matlatl-Tollocan, uno de los colectivos participantes en la coordinación de este pequeño encuentro.

Agradecemos a los vecinos de San Pablo Autopan que nos reciban en este su sagrado territorio ñahñú. Y a quienes se desplazaron para llegar aquí, damos también la bienvenida.

Este primer encuentro político cultural tiene como propósito conmemorar a nuestros muertos en lucha, y cuando decimos "en lucha", nuestra memoria se expande y se vuelve arcoiris, pues las luchas son muchas y diferentes.

Conmemoramos las luchas de los trabajadores del campo y la ciudad. Aquellos que generan la riqueza de este país aunque muy poco, casi nada o nada, disfruten de ella. A quienes lucharon por mejores condiciones de trabajo y nunca se vendieron con el patrón ni se le unieron para explotar a sus propios hermanos, aunque ello les costara la vida.

Conmemoramos la lucha de las mujeres que dentro y fuera de su hogar trabajan muy duro y sin embargo deben enfrentarse a la discriminación, al abuso, a la violencia y hasta a la muerte por el simple hecho de ser mujeres. A todas aquellas que diariamente emprenden la defensa de su dignidad, de sus sueños, de su cuerpo, de su preferencia sexual cualquiera que ésta sea. Honramos la memoria de todas las compañeras que en esta lucha han dejado la vida para que el caminar de quienes venimos atrás pueda ser más ligero y honramos también a todas las mujeres a quienes esa vida les fue arrancada impidiendo que diera los frutos que prometía.

Estamos aquí para recordar la lucha de hombres y mujeres a quienes les dolió tanto el sufrimiento ajeno que no pudieron dedicar su vida a otra cosa que no fuera defender los derechos del otro, a pesar de que sus actos fueran en contra de todo un sistema e incomodaran al soberbio poder, y recibiendo con la frente en alto el látigo de su venganza.

Conmemoramos la lucha que millones de hermanos indígenas han venido librando durante siglos. Primero para defender estas tierras frente a la invasión extranjera, luego para soportar la humillación y el desprecio de la colonia española. Lucharon y ofrendaron su sangre en un intento de independencia que no los contempló. Lucharon también por una revolución que transformara de raíz las miserables condiciones de vida en que vivía la mayoría. Y otra vez… nada. Pero esto no los detuvo, siguieron luchando de manera organizada, exigiendo sus derechos o de la manera más generalizada: sobreviviendo; cultivando las pocas y malas tierras que el poder permite, defendiendo su cultura, su forma de ser y de pensar, de vestirse y de hablar, en otras palabras: su derecho a existir.

Hoy día, son los indígenas espíritu y corazón de la lucha social en nuestro país. Ellos, ustedes, nos dan ejemplo de defensas imparables. De la defensa del agua, del bosque, del maíz, de la tierra, de la cultura, de su autonomía y a fin de cuentas de la defensa de la vida.

No es entonces casual, que sea precisamente una organización indígena quien en estos momentos convoque a toda la gente sencilla y humilde de esta nación, a toda la gente que actúa del lado que le late el corazón a hacer un esfuerzo, el último quizás, por salvar a la matria, por sacar este país adelante y liberarlo de los gobiernos vendelotodo, por construir la posibilidad de vivir en un mundo donde quepan todos los mundos.

Esta organización es el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y la palabra con la que convocan a esta lucha se llama Sexta Declaración de la Selva Lacandona. En esta declaración, el EZLN extiende su lucha y se une a todos los explotados y desposeídos de México. Se nos invita a unirnos y luchar juntos por techo, tierra, trabajo, alimento, salud, educación, información, cultura, independencia, democracia, justicia, libertad y paz. Se nos invita a luchar de manera totalmente pacífica, organizándonos y no seguir esperando que el gobierno nos resuelva los problemas, porque ya sabemos que no lo va a hacer.

Y habemos quienes nos hemos unido ya y lucharemos por otra forma de hacer política desde abajo, desde el pueblo, sin líderes, donde la única paga sea la satisfacción del deber cumplido; y hemos iniciado un movimiento que llamamos "La Otra Campaña". Y es otra porque no será una campaña donde vayamos a hablar y a engañar a la gente, porque no pedimos nada, porque es lo "otro", distinto a lo que estamos acostumbrados.

En esta otra campaña, vamos a ir a todos los rincones del estado y del país a donde la gente nos reciba. Vamos a ir a escuchar cómo viven, qué piensan, qué sienten, qué sufren...

Ojalá algunos de ustedes nos abran las puertas de su casa y de su corazón, nosotros queremos saber de ustedes. Ojalá su conciencia les diga que Ya basta!! de tanta humillación y desprecios, y se acerquen para conocer esta Sexta Declaración.

A nombre del Caracol Matlatl – Tollocan y de la Otra Campaña, gracias por escuchar nuestra palabra y por recibirnos en su territorio sagrado.

"Hay un matlatl que arropa los cuerpos para entregarlos a la tierra. Otro, a cambio, cosecha las luchas de hombres y mujeres, es el matlatl al hombro del pueblo que sabe encontrar la semilla, la esperanza, la vida… "

Monday, October 03, 2005

Palabras en el encuentro de tlaxiquer@s




Palabra del Caracol Matlatl Tollocan para el
primer encuentro regional de Tlaxiquer@s

Hermanos y hermanas, tlaxiquer@s tod@s; sembradores, cuidadores, productores, creadores del arte de transformar la leche sagrada de mayahuel en el también sagrado octli, nuestro pulque.

El caracol matlatl – tollocan ha acudido a este encuentro sintiendo el llamado de nuestra raíz. Estamos hoy en esta hermosa cañada para manifestarles nuestro agradecimiento y profundo respeto. Agradecemos a ustedes y a sus abuelos el haber conservado la tradición de raspar el maguey; respetamos profundamente el acto de resistencia cultural y económica que esto ha significado.

Sabemos que no es fácil el camino que han emprendido, cada vez somos menos los que valoramos el pulque. Las modas aconsejan el consumo de bebidas industrializadas, producidas y envasadas en grandes fábricas, pertenecientes en su mayoría a empresarios extranjeros, o mexicanos, pero de los mexicanos que viven del trabajo de otros miles.

Para nosotros la cultura del pulque es valiosa por distintos motivos:

1. El pulque es una bebida natural con un proceso de producción artesanal.
2. El raspado del maguey y la producción del pulque representan una larga tradición, una relación directa con la tierra, con la planta... con la vida.
3. A pesar de lo poco valorado económicamente, el pulque se continúa produciendo, a contracorriente, como la gran mayoría de nuestra cultura originaria.
4. Es también una de las bebidas sagradas de nuestros abuelos mexicas, utilizada en sus actos ceremoniales y relacionada de manera directa con el nombre de nuestro país: Mé-xi-co.

Es por todo esto que venimos hoy, a compartir nuestra palabra con ustedes, que si hacemos caso a los abuelos, ha de ser una palabra verdadera, no engañosa, no tramposa, no ventajosa...

Nosotros no conocemos mucho de sus vidas, de sus formas, de sus historias, pero sabemos que son gente sencilla y humilde, trabajadora y honesta.
Y resulta que no es casualidad que estemos hoy aquí, no llegamos así como así, ni nos equivocamos de fiesta.

Estamos aquí porque es precisamente con ustedes, con quienes queremos compartir nuestra sencilla palabra.

Queremos platicarles que a lo largo y ancho de todo el país nuestro que es México, y también en otros países, habemos gente luchando por sobrevivir.

Así como ustedes luchan por la subsistencia del pulque, hay quienes luchan por seguir sembrando maíz, o frijol, o habas, o todo lo que sustenta a millones de mexicanos, y resulta que ya no se puede, o porque ya no es rentable, o sea, se gasta más en sembrar, cuidar la milpa y cosechar que lo que se gana al vender, es decir, se pierde; o porque el campesino ya vendió su tierra, con eso de la modificación del artículo 27, y ya se gastó el dinero y ahora todas las tierras son de unos cuantos y él sólo de peón... o de obrero en la ciudad.

Queremos que sepan que en las ciudades tambien se sufre, que el trabajo en las fábricas es cada vez peor pagado y para ganar un poquito más, los obreros deben trabajar horas extras, entonces se la pasan todo el día en la fábrica, y no hay tiempo para el descanso, para la familia, para aprender otras cosas...

Queremos contarles que los jóvenes tienen cada vez menos oportunidades de estudio y tambien de trabajo. Y que además son perseguidos por su forma de vestir, de peinarse, de hablar... y de pensar.

Porque ya se habrán dado cuenta, y hace mucho, que en este país sólo se escucha la voz del dinero. Cada vez más tierras, negocios y ganancias para pocas personas y cada vez menos tierra, vivienda, trabajo, educación, para los más que somos.

Pero aunque muchos años hemos vivido así y siempre nos hemos dado cuenta, pues ahora habemos quienes no creemos que “ya ni modo”, no nos resignamos a vivir en un país gobernado por quienes sólo se preocupan por venderlo todo, por proteger y quedar bien con los poderosos a costa del pueblo mexicano, a costa de nuestra miseria, ignorancia, falta de salud... y todo lo que ya sabemos.

Queremos hacerles llegar el mensaje que miles de mexicanos les envían desde muchos rincones de este país: “otro México es posible”.

Un México donde no sea una vergüenza ser pobre, ni tener la piel morena y vestir como nos gusta; donde no sea delito decir lo que pensamos, ni pensar; un México donde no haya ciudadanos de segunda ni de tercera; donde los herederos de saberes tan antiguos como la producción del pulque no tengan que esconder su conocimiento ni la venta de su producto, donde no tengan que vender a un precio tan bajo que ofende, con tal de poder sobrevivir y seguir produciendo; queremos un México donde ustedes, los hermanos y hermanas tlaxiqueras que trabajan con el pulque, estén orgullosos del papel que les ha tocado jugar: custodios de mayahuel, cuidadores del maguey, del metl que da nombre a nuestro país: Métl-xi-co.
Ustedes se encuentran en el corazón de nuestro nombre como nación y es por ustedes y con ustedes que este México podrá ser otro.

Hay una palabra que se llama “Sexta Declaración de la Selva Lacandona”, y ha sido escrita por nuestros hermanos mayas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. En ella se explica de forma más clara la situación que estamos viviendo y se nos invita a unirnos y luchar juntos por techo, tierra, trabajo, alimento, salud, educación, información, cultura, independencia, democracia, justicia, libertad y paz. Se nos invita a luchar de manera totalmente pacífica, organizándonos y no seguir esperando que el gobierno nos resuelva los problemas, porque ya sabemos que no lo va a hacer, pues sólo se acuerdan del pueblo cuando hay elecciones y llenan de basura nuestras calles y nos quieren convencer con una despensa-limosna de que votemos por ellos...

Y habemos quienes nos hemos unido ya y lucharemos por otra forma de hacer política desde abajo, desde el pueblo, sin líderes, donde la única paga sea la satisfacción del deber cumplido; y hemos iniciado un movimiento que llamamos “La Otra Campaña”. Y es otra porque no será una campaña política, porque no vamos a ir a hablar y a engañar a la gente, porque no pedimos nada, porque es lo “otro”, distinto a lo que estamos acostumbrados.
En esta otra campaña, vamos a ir a todos los rincones del estado y del país a donde la gente nos reciba. Vamos a ir a escuchar, cómo viven, qué piensan, qué sienten, qué sufren...


Ojalá algunos de ustedes nos abran las puertas de su casa y de su corazón, nosotros queremos saber de ustedes. No les pedimos que se unan ya a esta otra campaña, porque no la conocen y porque no nos conocen a nosotros, queremos que no se dejen engañar ni por nosotros.
Pero ojalá su conciencia les diga que Ya basta!! de tanta humillación y desprecios, y se acerquen para conocer esta invitación que hoy traemos especialmente para ustedes.

A nombre del Caracol Matlatl Tollocan y de la Otra Campaña, gracias por escuchar nuestra palabra y por recibirnos en su territorio sagrado.

Adelante hermanos, adelante hermanas, resistiendo, raspando y fermentando, que el pulque es nuestro !!!

Thursday, September 01, 2005

Adhesión del Caracol Matlatl Tollocan a la Sexta Declaración

COMITÉ CLANDESTINO REVOLUCIONARIO INDIGENA COMANDANCIA GENERAL DEL EJERCITO ZAPATISTA DE LIBERACION NACIONAL

Hermanos:

El Caracol Matlatl Tollocan, colectivo cuya zona de acción se encuentra en el Valle de Toluca en el Estado de México, saluda fraternalmente a los compañeros del EZLN , cuya palabra ha llegado a nuestros corazones y nos impulsa a mover nuestras voluntades hacia un solo esfuerzo por la democracia la libertad y la justicia.

Nuestro Caracol Matlatl se adhiere al espíritu zapatista que hoy queda plasmado con toda claridad en la Sexta Declaración de la Selva Lacandona.

Asumimos como propia la iniciativa de la conformación del programa de lucha nacional y de izquierda y por una nueva constitución, y les decimos que estamos estudiando con toda seriedad la Sexta Declaración para entenderla mejor y saber cómo es que podemos participar.
Por lo pronto les decimos que tengan la seguridad de que aquí en el Valle de Toluca tienen una casa donde llegar y en el Caracol Matlatl un corazón más qué sumar.

Fraternalmente

“Tejemos la red que atrape a la esperanza”